¿Cómo ser una persona constructiva para los demás?

Posted

Dentro de las reglas básicas que se encuentran, es ser una persona transparente y confiable, es decir, si te acercas a alguien, que el motivo sea sincero, no por compromiso o por interés. Así mismo, demostrar ser una persona congruente, pensar, decir y actuar de manera coherente, para que los demás sepan que esperar de ti, no se trata de ser perfecto, sino que nuevamente vamos al aspecto de que seas percibido como una fuente confiable que transmitas seguridad.

También es muy importante la imagen personal y profesional que reflejas, el autocuidado que tienes de ti mismo, genera en los demás una sensación y un esquema de similitud de que también puedes llegar a ser cuidadoso con ellos y con su integridad, por lo tanto, es muy importante cuidar la imagen.

Ahora, ¿como lograr esto de ser cuidadoso con los demás, a través de mi autocuidado? en eso caben aspectos de prioritaria importancia como por ejemplo: cómo te diriges a los demás, el tono de voz que usas, las palabras y expresiones que cotidianamente usas, los modales y todo aquello que exprese y envíe mensajes de cómo puede ser tu actuación con ellos y en general en todas tus relaciones interpersonales. En definitiva, son las acciones que emergen de ti mismo, aplicado en ti mismo, lo que deja en evidencia para los otros el querer entrar o no en contacto contigo, sin lugar a dudas, el autocuidado es una pantalla donde queda exhibida la mejor proyección del amor propio y eso logra ser percibido por las personas que te rodean.

Otro aspecto importante, es generar un autovalor a tu imagen profesional, y esta imagen no está relacionada en como te vistes, en esta oportunidad lo estamos enfocando más en el qué provocas en los demás cuando trabajan contigo, en proyectos donde debes poner a prueba no solo tus conocimientos, sino todo aquello que denominamos las “competencias blandas”, es decir, tus habilidades interpersonales y tu inteligencia emocional a prueba, lo cual, sin lugar a dudas, hará que los otros tengan de ti determinadas opiniones y les permitirá referenciarte o no ante otras personas, cumplir y responder de manera efectiva a todo aquello con lo que te has comprometido, dando siempre de ti los mejores resultados y que la calidad del trabajo sea lo que primariamente hable por ti.

Para lograr lo anterior, se necesita no solo de una preparación técnica y dominio de conocimiento, sino enfocarte en dedicar tu tiempo a cosas que te ayuden a mejorar, como por ejemplo, aprender a decir que no, ese es un aspecto fundamental, porque cuando logras decir a los demás hasta aquí y este es el límite y es lo que te puedo ofrecer por el momento, empiezas a dedicar tu esfuerzo en aspectos realmente necesarios y prioritarios para ti y el desarrollo del trabajo y no solo te quedas en tratar de satisfacer a los demás, lo cual es una carga muy pero muy pesada.

Así mismo, hay que buscar la manera de agregar valor a los demás, eso quiere decir, que con algunos actos puedes impactar de manera positiva tu contexto de trabajo e influenciar a los compañeros o miembros de tu equipo, esto se logra con la generación de hábitos y prácticas que sean promotoras de buenas cosas, igualmente, procurar cambiar o modificar los acontecimientos no deseados, por aspectos más positivos y generativos. Es necesario recordar que causar impactos positivos, no solo se logra con estar ofreciendo aspectos materiales o económicos, la mejor manera de crear valor a otros, es ofreciendo palabras de apoyo, palabras constructoras, palabras acompañadas de motivación y de creer en la capacidad y talento de los que te rodean, también tener actos de generosidad y de reconocimiento que fácilmente son recibidos y permeables dentro del área de trabajo y por supuesto tener en cuenta espacios para obtener y dar retroalimentación.

Dentro de las mejores prácticas que se pueden ejercer dentro de un ambiente de trabajo y que son responsabilidad de todos los integrantes, no solo de los jefes y cargos de mando, sino de todos quienes hacen parte de una estructura, es no criticar, no juzgar y no etiquetar, claro está que se pueden tener y dar opiniones, y también se puede estar en desacuerdo, pero recordemos que siempre hay formas para expresarlo de manera asertiva, tanto a nivel verbal como no verbal.

Por último, recuerda tener presente el agradecer y reconocer los esfuerzos de quienes te acompañan en el proceso, este es un aspecto fundamental para que las personas sientan que la gestión realizada es contributiva e importante.

De esta manera, y teniendo en cuenta estos aspectos, muy seguramente vas a poder ser una persona constructiva, no solo para tu jefe o compañeros de trabajo, sino también en tu vida personal y en los entornos en los que te desenvuelves.

Muchos éxitos, Si tienes un comentario o algún aspecto para enriquecer este escrito será muy bienvenido.

Andrea Castillo Coach